previous arrow
next arrow
Slider

despidos

A modo de las tacañonas del famoso programa 123 responda otra vez, el Banco tocó la campana, finiquitando una mesa de “negociación” que ha sido, como en anteriores ocasiones, un sainete en donde la Empresa ha ido poco a poco, marcando sus tiempos, “mejorando” algunas condiciones iniciales que no eran creíbles, para ayudar a sus sindicatos amiguetes a vender mejor el producto.

Finalmente, el pasado jueves 10 de diciembre se cerró otra jornada negra, que no será por desgracia la última, para la plantilla de Banco Santander. Definitivamente se acordaron las condiciones del quinto €R€ que el Banco ejecutará en los últimos siete años. Un €R€ por el que se van a extinguir, con la complicidad necesaria del sindicalismo amarillo y del sindicalismo traidor que campa a sus anchas en esta Empresa, la friolera de 4.672 contratos de trabajo.

Un sindicalismo amarillo que al menos no pone excusas, obediente fiel de su patrón y un sindicalismo traidor que renuncia a cualquier tipo de confrontación, amparándose cobardemente tras la reforma laboral y una supuesta unilateralidad de la Empresa para llevar a cabo los despidos por las bravas, cosa que con el acuerdo nunca sabremos si haría o no. Una cobardía extrema que muestran sin tapujos en sus vergonzosos comunicados y que le sirve, eso sí, para acumular prebendas patronales por los servicios prestados a costa del empleo y las condiciones laborales de sus representados. Los derechos siempre se han defendido y conseguido en la calle, en los despachos se consiguen otras cosas. Sigue leyendo

Cuando algo no afecta a un determinado colectivo o a una persona en concreto es muy fácil el aceptar recortes de derechos, externalizaciones e incluso despidos. Eso es precisamente lo que algunas representaciones sindicales llevan haciendo desde hace muchísimo tiempo y lo que continúan practicando de manera lamentable en el presente procedimiento de despido colectivo.

En una de las primeras reuniones del presente procedimiento de despido colectivo, por el que el Banco pretende extinguir 5.072 puestos de trabajo, uno de los sindicatos con mayor representatividad, indicaba a los representantes de la empresa que, los que nos quedamos queremos saber el proyecto de Banco futuro. Una inquietud muy acertada, pero que en la primera parte de su formulado, denota que lo que se está negociando en esa mesa a ellos no les afecta, al considerarse excluidos de los despidos y de las externalizaciones. Sigue leyendo

El Banco, aprovechando el Black Friday y el exceso de demanda que ese día lleva aparejado, ha puesto encima de la mesa de negociación del actual procedimiento de despido colectivo una deplorable oferta de condiciones, que debería hacer reflexionar a la parte social sobre la necesidad de recurrir a medidas extraordinarias de acción sindical que reequilibren el escenario

Un procedimiento de despido colectivo para que tenga encaje legal tiene que estar motivado por causas económicas, técnicas, organizativas y/o productivas que puedan ser justificadas fehacientemente por la Empresa.

El presente procedimiento abierto por el Banco y por el cuál quiere despedir nuevamente al menos a 4.000 personas y externalizar a otras 1.000 a empresas de servicio del Grupo, pretende ser motivado por razones económicas, productivas y organizativas. Sigue leyendo

Por si alguien no está al día, estamos inmersos en un ERE que va a despedir a 3223 personas y para ser más exactos en la fase en la que se está forzando a los menores de 50 años para que se vayan voluntariamente, bajo la coacción de que van a ser igualmente despedidos con menos indemnización caso de rechazar la “oferta”.

A la par, para darnos la razón de la falta de motivación real para llevar a cabo el ERE, el Banco Santander lanza una campaña para reclutar nuevos trabajadores. Una campaña que demuestra que no sobra plantilla, sino que sobra aquella que no se ajusta a lo que el Banco requiere de ella. La conciliación de la vida laboral y familiar, la igualdad, los derechos humanos no son, al parecer, importantes para nuestra Presidenta, por mucho que se esfuerce en vender su feminismo. Al pelo le viene el dicho “dime de que presumes y te diré de lo que careces.

Y ante este terrible atropello tenemos el silencio cómplice de los sindicatos que con su firma le legalizan al Banco los despidos colectivos.  Una ayuda inestimable que seguramente no impagable. Un silencio ensordecedor que les delata terriblemente.

No se puede estar despidiendo y a la vez contratando.

 

Como siempre hemos denunciado en todos los foros desde CGT, Banco Santander a pesar de estar obligado por ley, no ha aportado ni un solo euro al Tesoro Público por los despidos de mayores de 50 años llevados a cabo en sus ERE’s de 2013, 2016 y 2017. Miles de despidos a los que hay que añadir los ejecutados por Banco Popular en 2017.

La Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social preveía en su disposición adicional decimosexta (DA16), conocida como “enmienda telefónica”, que las empresas con beneficios que llevasen a cabo Procedimientos de Despido Colectivo que afectasen a mayores de 50 años, debían contribuir al Tesoro Público, para no socializar los costes de los despidos, con el importe correspondiente a sus prestaciones, subsidios y cotizaciones a la Seguridad Social. Sigue leyendo

25 aniversario del congreso de unificación 1984-2009
Síguenos en las RRSS
8M 2021. El miedo paraliza, el anarcofeminismo moviliza


Breaking Bank
No más violencia contra la mujer
Afíliate


Elecciones Sindicales
Enlaces

CGT

Fesibac

Rojo y Negro

Memoria Libertaria

Rojo y Negro TV

In-formación

Libre Pensamiento

Ruesta

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Facebook Pagelike Widget
Categorias
Entradas