previous arrow
next arrow
Slider

A modo de las tacañonas del famoso programa 123 responda otra vez, el Banco tocó la campana, finiquitando una mesa de “negociación” que ha sido, como en anteriores ocasiones, un sainete en donde la Empresa ha ido poco a poco, marcando sus tiempos, “mejorando” algunas condiciones iniciales que no eran creíbles, para ayudar a sus sindicatos amiguetes a vender mejor el producto.

Finalmente, el pasado jueves 10 de diciembre se cerró otra jornada negra, que no será por desgracia la última, para la plantilla de Banco Santander. Definitivamente se acordaron las condiciones del quinto €R€ que el Banco ejecutará en los últimos siete años. Un €R€ por el que se van a extinguir, con la complicidad necesaria del sindicalismo amarillo y del sindicalismo traidor que campa a sus anchas en esta Empresa, la friolera de 4.672 contratos de trabajo.

Un sindicalismo amarillo que al menos no pone excusas, obediente fiel de su patrón y un sindicalismo traidor que renuncia a cualquier tipo de confrontación, amparándose cobardemente tras la reforma laboral y una supuesta unilateralidad de la Empresa para llevar a cabo los despidos por las bravas, cosa que con el acuerdo nunca sabremos si haría o no. Una cobardía extrema que muestran sin tapujos en sus vergonzosos comunicados y que le sirve, eso sí, para acumular prebendas patronales por los servicios prestados a costa del empleo y las condiciones laborales de sus representados. Los derechos siempre se han defendido y conseguido en la calle, en los despachos se consiguen otras cosas.

Unas extinciones de contrato que supondrán el despido, con destino directo al SEPE, de 3.572 personas. No sabemos cuántas de cada franja de edad al no existir ningún compromiso numérico que nos haga ver su verdadero impacto sobre la plantilla. Es decir, las que quiera el Banco. Hoy en día, tras tantos €R€s a las espaldas, nadie se traga, ni siquiera los mismos firmantes a pesar de su insistencia por vender esa idea dulcificadora, el cuento de la voluntariedad.

Unos despedidos entre los que destacan las 107 personas, con una media de edad de 43 años, que se acogieron a una excedencia compensada, pactada en el €R€ llevado a cabo por Banco Popular en el año 2016. Personas en su mayoría mujeres, que aprovecharon esa excedencia pactada para ser madres y a las que el Banco, con el beneplácito de la Presidenta más feminista y de los sindicatos cortesanos, va a despedir de manera forzosa, sin alternativas y con peores condiciones, para mayor escarnio, que al resto de las afectadas por el proceso, incumpliendo gravemente el acuerdo de reincorporarlas sin condiciones el 1 de enero de 2021. Un incumplimiento que genera una tremenda inseguridad jurídica a la plantilla, ya que quién puede asegurar que el Banco no volverá a incumplir otro acuerdo.

A las personas despedidas, hay que añadirles otras 1.100 que van a ser externalizadas a empresas de servicios, cuya finalidad es la de hacer el mismo trabajo a menor coste. Esto significa que van a precarizar sus condiciones laborales y económicas. Nadie sabe y al parecer a algunos sindicatos ni les importa, a pesar de la insistencia de CGT por saberlo, quienes y con qué criterios de selección van a ser las personas “afortunadas” a las que el Banco, en su infinita bondad, va a enviar a los nuevos centros de trabajo, a crear únicamente en 14 provincias. Ni tampoco cuáles van a ser sus horarios. Cuestión esta no menor y por la que tampoco los firmantes han tenido ninguna curiosidad. Por tanto, mucho nos tememos que pudiera darse el caso de que, ante una más que posible brutal modificación sustancial de sus condiciones de trabajo en lo referente a movilidad y horarios, muchas de estas soliciten la “baja voluntaria” por incompatibilidad manifiesta con su derecho a la conciliación de la vida laboral y familiar.

Lo único que hay claro en el acuerdo son las indemnizaciones por despido a pagar, quedando el resto peligrosamente al capricho del Banco. El sindicalismo cortesano: el amarillo y el traidor, cree que con el dinero se arregla todo, aceptando sin enrojecer la propuesta empresarial de poner precio a la vida de las personas. El resto poco o nada le preocupa. Tal como dijo el responsable de Recursos Humanos de Santander España, el proceso va a ser muy duro. Sobran por tanto los comentarios.

Una respuesta a €R€ en Banco Santander. Campana y se acabó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 aniversario del congreso de unificación 1984-2009
Afíliate


Mándanos un WhatsApp


Síguenos en las RRSS
8M 2021. El miedo paraliza, el anarcofeminismo moviliza


Breaking Bank
No más violencia contra la mujer
Elecciones Sindicales
Enlaces

CGT

Fesibac

Rojo y Negro

Memoria Libertaria

Rojo y Negro TV

In-formación

Libre Pensamiento

Ruesta

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Facebook Pagelike Widget
Categorias
Entradas