Es innegable que desde el comienzo de la crisis por la pandemia global del COVID-19, toda la plantilla de esta casa hemos dado lo mejor de nosotros mismos, de nuestra solidaridad y de nuestra valentía al tener que afrontar un trabajo calificado como esencial.

Un trabajo que, los primeros días cuando veíamos crecer exponencialmente la cifra de contagios y muertos, nos obligaba a salir de nuestras casas. Esas en las que oíamos constantemente que estábamos a salvo y que, por silogismo puro, nos hacía arriesgar la vida en el trayecto.

En la sección sindical de Banco Santander de CGT hemos intentado estar al lado de cada uno de los trabajadores y trabajadoras de esta empresa desde el primer momento, con contactos telefónicos, asesoramientos legales e incluso psicológicos y sobre todo, profundizando de manera exhaustiva en el modo de proteger la salud de la plantilla a través de medidas de PREVENCION. Nuestras propuestas han sido : cierre de oficinas, traslado a oficinas cercanas a nuestros domicilios para evitar transportes, moratoria en los préstamos para aquellos empleados y empleadas que los precisasen, mascarillas, guantes, geles desinfectantes… todo ello tanto para la clientela como para la plantilla, teletrabajo para los operativos también para que puedan conciliar en el caso de tener hijos menores o mayores, ventilación de las oficinas, ozono para la desinfección, tarjetas gratuitas para clientes, test para detectar Covid, alfombras desinfectantes de entrada… a las que el banco en alguna ocasión las hizo objeto de mofa calificándolas como de imposibles y poco proporcionadas… a los hechos nos remitimos.
Sabemos que nuestro trabajo está bien hecho y buena prueba de ello es que la empresa ha adoptado muchas de nuestras propuestas como propias, después de haber hecho chanza de ellas. Hasta eso podemos asumir conociendo la prepotencia con la que se recibe cualquier ayuda que venga de este sindicato…

Aun así cuando se nos solicitó nuestro apoyo sin fisuras para firmar un comunicado con el que no comulgábamos al cien por cien y en aras de la armonía que requería el momento, firmamos sin dudarlo.

Pero lo que NO VAMOS A TOLERAR y menos sin denuncia pública es el que se estén tomando las medidas de prevención a la ligera Entendemos que se actúa con imprudencia cuando el banco IMPONE medidas y “graciosamente” las comunica a los representantes de los trabajadores cuando tiene a bien con absoluto desprecio a la responsabilidad mancomunada. Entendemos que se actúa de manera inconsciente y precipitada cuando a las 3 de la tarde de un viernes se envía una guía de actuación para el lunes y se tiene que corregir a las 10 de esa misma noche con una “fe de erratas” en un tema tan ampliamente exigido por la CGT como las mascarillas para clientes. Entendemos que raya en la dejadez el hecho de que se abran oficinas de un día para otro en aras de no sé qué criterios sobre las colas en las oficinas sin pensar en qué condiciones ínfimas en cuanto a medidas protección se mandaban a la plantilla que en el mejor de los casos pasaron “a pelo” la mitad de la mañana…

DESHONESTO ES APROVECHAR UNA SITUACIÓN DE EXTREMA GRAVEDAD PARA PRETENDER NO SOLTAR EL CONTROL CON FALACIAS Y SILENCIO QUE SOLO CONSIGUEN PONER EN JUEGO EL BIEN MÁS PRECIADO: LA SALUD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 aniversario del congreso de unificación 1984-2009
Síguenos en las RRSS


No más violencia contra la mujer
Afíliate


Elecciones Sindicales
Enlaces

CGT

Fesibac

Rojo y Negro

Memoria Libertaria

Rojo y Negro TV

In-formación

Libre Pensamiento

Ruesta

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Facebook Pagelike Widget
Categorias
Entradas