El 23 de mayo se cerró, sin acuerdo, la última reunión de la mesa de negociación del acuerdo de homologación. Un cierre que debiera dar por concluidas sin acuerdo las negociaciones. Sin embargo, CC.OO. al final de la misma salió al rescate de la Empresa para dejarlas en stand-by, hasta que presente una propuesta que satisfaga las pretensiones del Banco y éste las vuelva a reabrir.

El pasado 23 de mayo se celebró la quinta reunión de la mesa de negociación que debe acordar las condiciones de homologación de las plantillas de Banco Santander, Banco Popular y Banco Pastor. Una mesa, no olvidemos, desvirtuada de su fin, por la insistencia del Banco en incluir en ella, la apertura por las tardes de las oficinas Smart. Esta citada quinta reunión, según el Banco, debía ser la definitiva. O bien se llegaba a un acuerdo o se daban por cerradas las negociaciones.

Una pretensión de abrir por las tardes que, si bien  ha sido rechazada por la práctica totalidad de la representación sindical, no lo ha sido en toda su acepción. Algunas representaciones, no niegan la mayor, cosa que, si hacemos desde CGT, sino que pretenden llevar ese debate a otra mesa de negociación dónde acordar las condiciones.

Es por ello que, a pesar de no haberse llegado a un acuerdo y con ello, debiendo quedar las negociaciones rotas y la mesa cerradaCC.OO. salió en rescate del Banco, queriendo aportar ahora, tras cinco reuniones sin haber propuesto nada, una plataforma de negociación. Una plataforma que, sin dudas, tratará de ajustarse a las demandas de la Empresa y que arrastrará a la firma al resto del sindicalismo cortesano.

Mientras tanto, desde CGT nos ratificamos en la no necesidad de abrir por las tardes, por lo que de desregulación del sector conlleva y por la incompatibilidad que la jornada partida supone con la conciliación de la vida laboral y familiar de la plantilla afectada, y por ello y en defensa de la misma, desde CGT nos hemos concentrado en distintas provincias.

Somos conscientes de que hay multitud de compañeros y compañeras que, en la actualidad, fruto de la presión y/o en atribución de una mal entendida y peor aplicada flexibilidad, fruto del nefasto acuerdo de cierre de sábados, realizan prolongaciones de jornada.

Unas prolongaciones que, en todo caso, los sindicatos lejos de legalizarlas y convertirlas, caso de firmarse un acuerdo, en horario laboral de obligado cumplimiento, debieran combatirlas, obligando a la Empresa, como hemos hecho desde CGT, a registrarlas y a pagarlas como horas extras. Obligación a la que el Bancoha sido condenado por la Audiencia Nacional y que, en un vergonzoso caso de insumisión, no cumple.

Concentraciones CGT

Concentraciones CGT

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas circulares
Síguenos en las RRSS
Afíliate


Elecciones Sindicales
Enlaces

CGT

Fesibac

Rojo y Negro

Memoria Libertaria

Rojo y Negro TV

In-formación

Libre Pensamiento

Ruesta

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook
Facebook Pagelike Widget
Categorias
Entradas